A mediados de septiembre de 2013, inicié una investigación relacionada con la historia de la lepra en México y uno de los asilos destinados al confinamiento de sus enfermos: el leprosario Dr. Pedro López de Zoquiapan. Construido dicho asilo en 1939 e inaugurado un año más tarde, durante cuatro décadas albergó a cientos de enfermos provenientes de diferentes entidades del país.

[Ver documento]

Los comentarios están cerrados.