Hasta ahora, la restauración ha sido una actividad que se ha desarrollado en función de la conservación del patrimonio cultural del país, olvidando la importancia real que debe tener como vehículo para el rescate de la identidad nacional; y este rescate sólo se puede dar trabajando estrechamente con las comunidades, que son las verdaderas poseedoras de dicho patrimonio.

[Ver documento]

 

Los comentarios están cerrados.