El desarrollo de principios y lineamientos claros para la conservación del patrimonio cultural no ha sido una tarea sencilla ni mucho menos secuencial. Esto se ha debido en gran medida a la naturaleza misma de los bienes culturales, vinculados con diversos valores, cuya percepción suele variar de un grupo social a otro o con el transcurrir del tiempo.

[Ver documento]

Los comentarios están cerrados.