“Yo doña Leonor de Leyva…estando adoleciendo de la enfermedad que Dios se ha servido enviarme; por su infinita misericordia, en mi entero juicio memoria y entendimiento natural…Primeramente encomiendo mi alma a Dios Nuestro Señor…y el cuerpo a la tierra de que fue formado el cual hecho cadáver, mando se amortaje con el hábito de Nuestra Señora de la Merced, dejando a la disposición de mis albaceas mi funeral y entierro encargándoles sea siLibro Testamentarion pompa alguna… Chilpancingo Ciudad de los Bravos, julio veintidós de 1829”, así quedó asentada la última voluntad de la madre de Antonina Guevara, quien fue la esposa del caudillo insurgente Nicolás Bravo, en el Libro Testamentario de Santa María de la Asunción de Chilpancingo, Guerrero. El texto fue transcrito y estudiado por la Historiadora María Teresa Pavía Miller del Centro INAH Guerrero, y a partir de esto fue que surgió la preocupación por la conservación de este documento.

[Ver documento] 

Los comentarios están cerrados.