Hoy en día para la conservación del patrimonio cultural, se ha vuelto fundamental realizar un análisis especializado de los problemas de conservación que intervienen en el deterioro. Asimismo el monitoreo de las intervenciones realizadas ha pasado a ser una parte esencial dentro de los procesos de conservación. Ello considerando que todo bien cultural forma parte de un sistema complejo en el que su materialidad, el espacio arquitectónico, el contexto geoambiental y las distintas intervenciones de restauración, inciden de diferente forma en el estado de conservación a corto, mediano y largo plazo.

[Ver documento] 

Los comentarios están cerrados.