La conservación del patrimonio arqueológico, entendida como la protección y salvaguarda de los vestigios patrimonio arq.de la existencia humana, tales como espacios, estructuras y materiales culturales muebles asociados a estos, plantea importantes retos, considerando que constituye un recurso frágil y no renovable que requiere protección para minimizar el impacto de las actividades humanas contemporáneas (ICOMOS 1990, p.2).

En México la conservación del patrimonio arqueológico ha estado a cargo del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) desde su creación en 1939.

[Ver documento]

Los comentarios están cerrados.