JukkaEl acercamiento moderno para la identificación y salvaguarda del patrimonio ha tenido un desarrollo importante en la segunda mitad del siglo XX. Empezando con la definición de obra de arte y monumentos después de la Segunda Guerra Mundial, se han ampliado las nociones para incluir las expresiones culturales creativas y los paisajes culturales. Al mismo tiempo, se ha puesto una atención cada vez mayor al patrimonio en su sentido más amplio, involucrando a comunidades locales en la conservación y gestión, respetando los derechos  humanos y tomando en cuenta factores sociales y económicos. Esto implica que el patrimonio no puede verse o preservarse en aislamiento. Tampoco puede ser únicamente responsabilidad de las autoridades. La comprensión del patrimonio, natural y cultural, en su contexto, es un proceso de aprendizaje que se ha convertido en una parte fundamental de la práctica moderna de la conservación. 

[Ver documento]

 

Los comentarios están cerrados.