Descripción del proyecto

Cargando...

Senderos con huellas de dinosaurio de la localidad Paleontológica Esqueda, Sonora.

Programa Nacional de conservación de Patrimonio Paleontológico. CNCPC-INAH.

La localidad paleontológica de Esqueda, Sonora se encuentra ubicada dentro de una propiedad ejidal concesionada para extraer piedra laja. Es por esta actividad que el patrimonio paleontológico de la zona fue descubierto casualmente.

Está conformado por rastros de huellas de dinosaurio a las que se les ha denominado como “senderos”. Según los investigadores que han trabajado en la localidad, las huellas localizadas en los distintos senderos corresponden a dinosaurios de la familia de los Hadrosaurios aunque también hay huellas de otro dinosaurio asignado a los terópodos. El sitio puede ser visitado a través de la llamada “Ruta de los dinosaurios” que abarca 11 km de longitud y en la cual se localizan tres senderos donde se pueden observar huellas de dinosaurios: el sendero 1 con 19 huellas de dinosaurio, el sendero 2-A con 4 huellas de hadrosaurio y el sendero 2-B con 14 huellas completas y otras parciales.

Como parte de las actividades planteadas por el Proyecto Paleontológico de Conservación de Patrimonio Paleontológico se llevaron a cabo en dicha localidad, trabajos de campo en el mes de octubre de 2019, dirigidos a la conservación preventiva de las huellas de dinosaurio ubicadas en los tres senderos mencionados. Los trabajos fueron realizados de forma conjunta con personal del Proyecto de Conservación del Patrimonio Paleontológico, el centro INAH Sonora y la Estación Regional del Noroeste (ERNO-UNAM).

La intervención de conservación comprendió las siguientes medidas:

Se llevó a cabo la limpieza de los senderos con huellas de dinosaurio de manera muy cuidadosa a fin de eliminar la suciedad acumulada en la superficie de la roca.

Se realizó un levantamiento fotogramétrico de los rastros con huellas para tener un respaldo documental que sirve como evidencia del estado de conservación que presentan; y se realizaron modelos fotogramétricos que describen la superficie tridimensional de la roca.

Se colocaron protecciones en las barreras metálicas que impiden que los visitantes pisen las huellas de dinosaurio para evitar que se provoquen daños a futuro por tratarse de una roca muy frágil.

En el rastro de huellas denominado como sendero 2-A se hizo la eliminación de plantas superiores ya que sus raíces pueden provocar daños en la roca como la apertura de las grietas y el desmoronamiento de la roca.

También se sostuvo una reunión comunitaria en la que participaron los ejidatarios, dueños de los terrenos, de la localidad paleontológica, con el objetivo de exponer algunas problemáticas que presenta el sitio por tener una visita poco controlada que ha provocado daños en los senderos. Derivado de la reunión se generaron acuerdos para contribuir a la conservación y protección de la localidad paleontológica.

Por último, se impartió una plática a los guías de la localidad en donde se habló de la importancia de contar con su participación para trabajar de manera conjunta en la protección y conservación del patrimonio paleontológico y se habló de las recomendaciones para una visita adecuada y controlada en tan importante hallazgo.

Responsable de la intervención:

Lic. Alejandra Bourillón Moreno (Responsable del Proyecto de Conservación de Patrimonio Paleontológico. CNCPC-INAH).

Personal de la CNCPC que participó en los trabajos: la Rest. Angélica Vásquez Martínez (Área de  Atención Integral a Comunidades) y el Rest. Diego Alberto Ángeles Sánchez Sevilla (Área de Conservación Arqueológica).

Personal de otras dependencias:

Mtro. Rubén Duarte Bigurra. Paleontólogo de la Estación Regional del Noroeste (ERNO-UNAM).

Antrop. José Luis Perea González. Delegado del centro INAH, Sonora y el Mtro. Tomás Pérez Reyes de la Sección de Arqueología del centro INAH Sonora.