Descripción del proyecto

Investigación Aplicada y Conservación de Sitios Arqueológicos con Patrimonio Gráfico-Rupestre en la Sierra de San Francisco, Baja California Sur

El Programa Nacional de Conservación de Patrimonio Gráfico-Rupestre de la CNCPC del INAH y el Centro INAH Baja California Sur llevan a cabo conjuntamente el Proyecto de Investigación Aplicada y Conservación de Sitios Arqueológicos con Patrimonio Gráfico-Rupestre en la Sierra de San Francisco, Baja California Sur, abocado a dar atención a esta zona arqueológica relevante por ser testimonio inigualable de la Tradición Gran Mural y Patrimonio Mundial reconocido desde el año 1993 por la UNESCO; y cuya conservación actualmente se enfrenta a una problemática compleja derivada del impacto del cambio climático en el medioambiente serrano.

Por ello, se generó este proyecto con el objetivo general de coadyuvar a la conservación integral del patrimonio gráfico-rupestre en sitios prioritarios de esta zona arqueológica, a través de acciones interdisciplinarias y de corresponsabilidad social abocadas a los ámbitos de registro y documentación, investigación aplicada, conservación, vinculación y organización comunitaria, así como capacitación, información y difusión.

Así, la primera etapa del proyecto se ha abocado a la realización de estudios sobre el impacto medioambiental y a la ejecución de acciones emergentes de conservación, tomando como punto de partida el sitio emblemático de Cueva Pintada, en el cañón de Santa Teresa, que destaca por sus casi 200 m de longitud, así como por los aproximadamente 1,500 diseños rupestres, entre pinturas y petrograbados, de gran diversidad y relevancia cultural que alberga.

En los meses de noviembre y diciembre de 2019 se realizó la Primera Temporada de Trabajos de Conservación In-Situ, abordando acciones en 3 ámbitos:

En lo referente a la investigación aplicada a la conservación, se inició el estudio y monitoreo de las condiciones medioambientales que impactan en la conservación del patrimonio gráfico-rupestre, se llevó a cabo un estudio de termografía IR de superficie del soporte pétreo, así como el estudio de caracterización y progresión de depósitos de origen mixto sobre las pinturas rupestres y el estudio de identificación y caracterización de eflorescencias salinas.

En el ámbito de la conservación, se registraron y documentaron los deterioros presentes en los cuatro conjuntos rupestres del sitio; se llevaron a cabo en áreas prioritarias procesos de conservación emergente como: limpieza superficial, control de especímenes vegetales superiores, remoción de microorganismos, eliminación de grafitis y estabilización de fragmentos de pintura rupestre en riesgo de desprendimiento.

En cuanto al ámbito de la información y difusión, se colaboró en visitas guiadas, junto con personal de arqueología, y se distribuyeron materiales de difusión e informativos.

Cabe precisar, que paralelamente con los trabajos abocados a la atención del sitio Cueva Pintada, en 2019 también se dio continuidad a la realización de diagnósticos de otros sitios con patrimonio gráfico-rupestre prioritarios en la sierra, como son los denominados: La Piedra de Chuy, El Cacarizo I y el Cacarizo II.

Los resultados de estas primeras fases de estudios, investigaciones aplicadas y trabajos de conservación, están contribuyendo a profundizar el entendimiento sobre la problemática de conservación de la Sierra de San Francisco y a orientar los esfuerzos para generar la mejor atención para este relevante sitio de Patrimonio Mundial.

Responsable del proyecto e información

Mtra. Sandra Cruz Flores, Restauradora Perito, Responsable del Programa Nacional de Conservación de Patrimonio Gráfico-Rupestre (PNCPGR) de la CNCPC del INAH.