Descripción del proyecto

ELABORACIÓN DE INVENTARIOS DE BIENES CULTURALES EN RECINTOS RELIGIOSOS

Los sismos de 2017 afectaron un gran número de monumentos muebles e inmuebles históricos. Las instituciones que tenemos la competencia de conservar este tipo de patrimonio, además de realizar los dictámenes y dar seguimiento a la recuperación de los bienes dañados, hemos identificado una serie de acciones y trabajo que es necesario reforzar y redireccionar para poder cumplir con nuestras tareas. Una de estas acciones, es el inventario de los monumentos históricos que se resguardan en los inmuebles religiosos.

El INAH tiene la competencia de realizar el registro y conservación de los monumentos históricos, actividad que debe ser impulsada con mayor contundencia. Para ello, se han diseñado distintas estrategias para colaborar con distintas instancias que se sumen al registro de estos bienes. Con este objetivo en mente, el INAH buscó consolidar una colaboración con el sector institucional religioso para avanzar en estas actividades. En octubre de 2018 se firmó un convenio con la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), mismo que deberá transformarse en un proyecto de cooperación entre el INAH y el Episcopado Mexicano.

Para ello, la Dirección de Registro Público de Monumentos, Zonas Arqueológicos e Históricos (DRPMZAH) y la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural (CNCPC) han comenzado a desarrollar una serie de cursos para capacitar a personal del INAH, que a su vez pueda sumarse a los trabajos de asesoría y acompañamiento -en materia de registro y elaboración de inventario- para grupos de párrocos y otros grupos vinculados con este patrimonio.

El 5, 6 y 7 de marzo, Denisse Ochoa, personal del área de Atención a Grupos Sociales de esta Coordinación y Wanda Hernández, de la Dirección de Registro Público de Monumentos y Zonas Arqueológicas e Históricas, impartieron un curso a 15 restauradores de la CNCPC, que además de tener el objetivo de capacitarlos en la metodología de elaboración de un inventario, desarrolló sus prácticas de registro en el templo de San Lucas Coyoacán.

Se espera que durante el 2019 desarrollemos la primera etapa de capacitación de párrocos, actividad que esperamos detone el registro y mejor conservación de un patrimonio de tanta significación y valor para nuestra sociedad.

Restaurador responsable: Claudia Sánchez Gándara y Thalía Velasco Castelán