Descripción del proyecto

Proyecto para la conservación- restauración del retablo principal de la capilla de San Bernardino de Siena de Izúcar de Matamoros, Puebla

El municipio de Izúcar de Matamoros posee una riqueza cultural que nace de la época prehispánica, zona de la antigua Coatlalpan, y se nutre con la cultura Occidental a raíz de la conquista. Una expresión de esta confluencia cultural es la división por barrios, actualmente se conservan catorce, los cuales son designados con el nombre del santo católico más su denominación prehispánica (altepetl), como en el caso de San Bernardino Mexicapan.

En el año 2013, a través de la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural, se da inicio con este proyecto in situ, con el objetivo de la recuperación estructural y decorativa del retablo mayor de la capilla de San Bernardino de Siena.

Se trata de un retablo de estilo barroco ya con el modelo estípite del siglo XVIII, constituido en madera tallada, dorada y policromada. Consta de un zoclo de mampostería, banco, un cuerpo con cinco calles y ático. Sus dimensiones máximas son 6 mts. de altura por 7 mts de ancho, como obra exenta presenta cuatro pinturas sobre tabla, cuatro pinturas sobre lienzo y ocho esculturas policromadas que representan a santos dominicos y franciscanos, y no podía faltar San Bernardino, quien es el santo patrón.

El daño principal del retablo es la pérdida de material estructural debido a la infestación de insectos xilófagos, lo que generó debilitamiento estructural por la pérdida de la madera, así como un desajuste entre elementos que representaba un alto riesgo de desplome, la pérdida del bien y comprometía la seguridad de la gente al interior de la capilla.

Iniciado el desmontaje del retablo para su intervención quedó al descubierto la presencia en el muro testero de una pintura mural que representa un retablo pintado, el cual por sus características estilísticas data del siglo XVII. Este hallazgo permitió conocer el retablo ilusionista que presidió al de madera e inferir en la decoración del interior del inmueble, la cual se consideraba perdida.

Para el año 2019 se han concluido la restauración de 26 elementos de un total de 29 que conforma el conjunto. Estas piezas fueron trabajadas en la CNCPC, mientras que la calle central por sus dimensiones y estado de deterioro requieren ser intervenidas in situ. El porcentaje de avance de recuperación estructural es del 80%. Adicionalmente, se ha brindado a la comunidad la información referente a los avances alcanzados por temporada, se impartieron cursos y talleres para niños, jóvenes y adultos y se han realizado dos publicaciones.

Cabe destacar que se ha propiciado un trabajo interdisciplinario para la identificación de materiales, técnica de manufactura y deterioros, con químicos, biólogos, radiólogos y arquitectos. Así como con historiadores, arqueólogos y sacerdotes.

Responsable: Lic. Nohemi Sarahy Fernández García