Descripción del proyecto

9. Misa después de la restauración A. Vásquez

8. Plática de Conservación preventiva A. Vásquez

7. Plática con los niños

6. Restauración Restauración de la imagen Niño dormido F. Mendoza

5. Eliminación de Intervención Anterior A. Vásquez

10. Arrullo del Niño dormido, A. Vásquez

2. Estudio con luz UV A. Vásquez

3. RX. RX Méndez P. digitalización A. Vásquez. jpg

4. Limpieza A. Vásquez

1. Antes y después de la restauración 2019_ A. Vásquez

Proyecto Integral de Conservación de la Escultura Policromada Niño Dormido, de Santa María del Tule, Oaxaca.

El Proyecto integral de conservación-restauración de la escultura policromada Niño Dormido, surgió por el interés de varias personas de la comunidad, ya que en 2018 se había realizado el inventario de bienes muebles del Templo de Santa María de la Asunción,  por la Dirección de Atención Integral a Comunidades de la CNCPC-INAH. Se solicitó la restauración debido a que la imagen presentaba  alteraciones causadas través del tiempo. Como parte al seguimiento a esta comunidad, el proyecto se llevó a cabo in situ del 16 de junio al 10 de julio de 2019.

La imagen es una representación escultórica del Divino Infante  en un sueño profundo, su tamaño se asemeja al de un recién nacido, presenta mucho detalle en su rostro, pies y manos y es una escultura de vestir.  Sus facciones y su expresión conforman una imagen carácter contemplativo y de suma dulzura. La habilidad técnica del imaginero que realizó la escultura, logra transmitir emociones aún hoy en día, conmoviendo  al espectador al apreciar  una imagen muy tierna y bella. La representación corresponde al descanso del Niño Dios después de su Nacimiento, algunas fuentes atribuyen al descanso del niño como símbolo de su futura muerte.

El origen de la escultura Niño Dormido es desconocido, ya que fue donado por un particular al templo de Santa María del Tule, Oaxaca, en los comienzos  del siglo XX procedente de la Ciudad de México, desde ese entonces la imagen ha permanecido en el templo, siendo venerada por los habitantes de la comunidad, devotos de otros lugares, visitantes y turistas que acuden al Árbol del Tule. Las personas mayores recuerdan que la escultura era celebrada cada Navidad, las niñas se vestían de ángeles y el Niño era arrullado por las

mujeres de la comunidad. Actualmente ha adquirido muchos devotos, siendo una imagen muy apreciada, por su singular belleza y sus milagros, ya  que se le encomienda principalmente la salud de las familias.

Para plantear la restauración se realizó un diagnóstico de la escultura, encontrando que la imagen presentaba principalmente: suciedad acumulada, diversas manchas, faltantes de dedos e intervenciones anteriores.

Se realizaron algunas observaciones con luz  UV para identificar intervenciones anteriores, rayos X para visualizar la estructura,  así como estudios de materiales a cargo del laboratorio de CODICE de la CNCPC, ya que existía la curiosidad de la comunidad por conocer si la imagen era muy antigua y saber si era de yeso, ya que la mayoría de las personas tenía esa percepción. Los análisis realizados a la imagen sirvieron para conocer mejor las técnicas de manufactura y situar la imagen dentro de una temporalidad histórica que va de finales del siglo XVIII al siglo XIX.

La intervención de la imagen se realizó en el curato del Templo de Santa María del Tule, dónde las personas que acudían a la iglesia tuvieron oportunidad de apreciar la imagen mientras era restaurada. Se llevaron a cabo procesos  para devolver la unidad visual de la imagen y que la obra pudiera seguir en culto.

Durante la restauración de la imagen hubo mucha cercanía con la comunidad, como parte del proyecto

se involucró en todo momento al Comité del Templo 2019 y personas interesadas. Se llevaron a cabo actividades con la comunidad dirigidas a niños y adultos acerca del patrimonio cultural, dar a conocer la labor del restaurador, el quehacer del INAH, los resultados del diagnóstico y los avances que se iban teniendo en la restauración de la obra, así como un taller de conservación preventiva.

Como resultado del proyecto y la restauración se reactivó la memoria de la comunidad, se pudo observar un mayor acercamiento sobre todo de la comunidad femenina por dar continuidad a algunas prácticas que se estaban perdiendo como los cantos y el arrullo del Niño.

Responsable de la intervención

Rest. Angélica Vásquez Martínez