Descripción del proyecto

Conservación de defensa de Proboscidio Museo Regional de Nayarit

Esta defensa no se ha terminado de trabajar aún por la emergencia sanitaria; sin embargo, se presenta un avance de lo que se realizó en 2020 para su conservación. Primero fue trasladada del Museo Regional de Nayarit a la CNCPC con un embalaje muy cuidadoso dado su mal estado de conservación y así evitar que se fragmentara aún más o su colapso.

Después de ello, ya en el taller se abrió el embalaje y se rebajó la espuma de poliuretano por un lado hasta encontrar la parte superior de la defensa que no tenía el contramolde de yeso que la sostenía en el museo.

A partir de allí se realizó la inyección de un adhesivo vinil acrílico por las grietas encontradas en la superficie para adherir cada pequeño fragmento en el lugar en el que se encontraba y así evitar el colapso de la pieza para poder trabajarla.  Después de las inyecciones la caja de embalaje donde aún se encontraba la pieza fue inclinada en un ángulo de 30 grados a cada lado y dejada así por un par de días para que el adhesivo se extendiera a todas las cavidades.

Una vez hecho esto se colocó de nueva cuenta plástico sobre la defensa y se vació espuma de poliuretano otra vez; se tapó la caja y se le dio vuelta completa para ahora abrir por la parte inferior donde estaba el yeso.

El contramolde de yeso se removió y se encontraron fragmentos de periódico, así como una gran cantidad de sedimentos en superficie. Así mismo se verificó que no todas las áreas estaban bien consolidadas al interior por lo que se siguió inyectando, por las grietas, adhesivo.

Una vez que se realizó esto se comenzó a limpiar la superficie de manera mecánica con bisturí lo que permitió remover los sedimentos que estaban muy endurecidos. Así mismo una capa polimérica en superficie también se removió de manera mecánica ya que la humedad del adhesivo la reblandeció.

Durante el proceso de limpieza también se reacomodan fragmentos fuera de lugar o que requieren un resane al interior de la pieza para que no se colapsen. Así mismo mientras el adhesivo lo permite se levantan y rellenan zonas colapsadas para mantener la forma de la defensa. Algunas zonas y bordes también fueron resanados. Los rellenos y resanes se realizan con una plastilina epóxica suave de dos componentes que se usa para modelado artístico o para resanar madera que aún después de curar puede ser modificada con facilidad, con lijas, gubias, etc. Además, puede removerse con relativa facilidad por medios mecánicos.

Responsable de la Intervención

Luisa Straulino