Descripción del proyecto

PROYECTO DE CONSERVACIÓN DE BIENES CULTURALES MUEBLES ASOCIADOS A INMUEBLES ARQUEOLÓGICOS EN LA REGIÓN CENTRO-SUR-GOLFO DE MÉXICO

El Proyecto surgió en 2018 para generar atención al patrimonio arqueológico desde una perspectiva regional, abarcando estados de la República Mexicana del centro, sur y Golfo de México. Para ello se reunió la experiencia de trabajos previos en las zonas arqueológicas de Cholula, Tajín, Monte Albán, Dainzú, Comalcalco, entre otras. El objetivo de este proyecto se centra en realizar el registro y diagnóstico de los bienes muebles asociados a inmuebles en esta región del país, de tal forma que permita identificar el patrimonio por atender, ubicarlo, y evaluar su estado de conservación. Ello conducirá a reconocer las necesidades de conservación, priorizar los casos de atención, identificar las líneas de investigación y sobretodo, aplicar la experiencia de conservación entre casos similares. Con este proyecto se busca subsanar la ausencia de información precisa respecto al patrimonio cultural mueble asociado a inmueble en contexto arqueológico; vacío que resultó evidente tras los sismos del 2017 y 2018.

Durante el 2019 este trabajo cubrió una fase inicial de registro y diagnóstico en 11 estados del altiplano de México (Puebla, Veracruz, Oaxaca, Tabasco, Tlaxcala, Estado de México, Guerrero, Morelos, CDMX, Hidalgo y Michoacán). La búsqueda de información se realizó exclusivamente a partir de la consulta en fuentes electrónicas, tomando como base el registro inicial de bienes muebles con el que cuenta la Dirección de Operación de Sitios del INAH. Se tomaron en consideración aquellos bienes muebles culturales asociados que están in situ en zonas arqueológicas abiertas al público. La información reunida se concentró en una base de datos que permitirá sistematizarla y facilitar su análisis.

De acuerdo a los resultados iniciales, de las 89 zonas abiertas al público en estos 11 estados, 82 contienen algún bien mueble asociado a inmueble, siendo los relieves o grabados en piedra el mayor número de ellos. Le siguen en frecuencia de aparición los aplanados, estucos, y en menor medida pintura mural así como aplanados y otro tipo de elementos en tierra. 

Resultó interesante observar que en la mayoría de las zonas arqueológicas de esta región, alrededor de un 70% , el número de bienes muebles asociados no supera 20, mientras que otras concentran un gran número, como Teotihuacán o Monte Albán. Por otra parte, algunos estados albergan una mayor presencia de bienes culturales asociados: Hidalgo, Oaxaca, y Estado de México. No por ello, el resto de los estados guarda menos importancia, como sucede con Puebla o Tlaxcala en donde existe pintura mural relevante: los murales de Los Bebedores o los de la Zona Arqueológica de Cacaxtla.

El trabajo realizado nos permitió contar con un panorama inicial de los bienes muebles asociados por atender en esos 11 estados del país. Sin embargo, durante la búsqueda, destacó la escasa información que existe acerca de este tipo de bienes, así como la falta de precisión respecto a su nombre, ubicación y tipo. En consecuencia, el análisis deberá afinarse durante las siguientes fases de trabajo.

Responsable de Proyecto

Dulce María Grimaldi y  Mónica Vargas