Restaura CNCPC el único retablo barroco de Colima

imageAl cabo de cuatro meses de trabajo, especialistas de la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural (CNCPC) restauraron el retablo principal de la parroquia de San Felipe de Jesús, en la Ciudad de Colima, único ejemplar en madera dorada del periodo virreinal en esa entidad federativa, que presentaba daños ocasionados por ataque de termitas, intervenciones mal realizadas y la ausencia de una estructura propiamente dicha, así lo dio a conocer el restaurador Pablo Vidal Tapia, responsable del proyecto.

Se trata de un retablo barroco salomónico de finales del siglo XVII o principios del XVIII, su estructura es de tipo reticular autoportante, cuyas dimensiones aproximadas son de seis metros de ancho, por siete u ocho de alto. Tiene como  imagen principal la Virgen María, a quien está dedicado, acompañada por seis esculturas de apóstoles, de San José y de San Juan Bautista, terminadas en madera dorada, estofada y policromada.

 “El retablo presentaba tres deterioros principales muy marcados: un ataque de termitas que había acabado con gran parte de la madera, tenía numerosas intervenciones principalmente del siglo xx. El dorado tenía un recubrimiento de un tipo de barniz que lo había obscurecido por enfrente, y por la parte posterior, debido al ataque de insectos, tenía colocados numerosos parches enlienzados, pastas de aserrín y cola”, precisó Pablo Vidal.

La tercera afectación del retablo era que no tenía una estructuración propiamente dicha, es decir, los elementos del retablo estaban prácticamente colgados al muro mediante unos tensores de acero.

Vidal agregó que “una de las principales actividades fue la reposición de los elementos estructurales faltantes, es decir, trascolumnas y largueros fabricados en maderas de cedro que fueron repuestos al retablo. Esos elementos permitieron que se pudiera ensamblar y armar de una manera preliminar en el taller, previo a su montaje definitivo en el muro testero del templo

Para erradicar a las termitas de la madera se realizó la fumigación del retablo y de las esculturas, a través de impregnación y nebulización. Así mismo, se eliminaron los resanes de aserrín que recubrían prácticamente todos los nichos. Las esculturas de madera, que estaban totalmente repintadas, recuperaron su policromía original.

La restauración del retablo está concluida, informó Pablo Vidal, y será entregado a la comunidad el 14 de noviembre próximo, una vez que se haya terminado la ampliación del basamento.

Este proyecto es realizado por la CNCPC, quien ejecuta los trabajos con financiamiento de la Sociedad Defensora del Tesoro Artístico de México, Sodetam, en su capítulo Colima.

Participaron seis restauradores, el residente de obra es el especialista Iván Reynoso y el coordinador del proyecto el restaurador Pablo Vidal. También colaboraron la restauradora Cristina Ruíz del Centro INAH Colima, quien fungió como supervisora, y en la logística Mercedes Villegas y Salvador Guillén,  de la CNCPC.

Los comentarios están cerrados.