Sitio rupestre El Vallecito, manifestaciones ancestrales de la cosmovisión Kumai

eliminacion-de-graffitisComo parte de los trabajos que realiza la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural (CNCPC) para recuperar el patrimonio gráfico‐rupestre de México, este 2014 finalizó la segunda temporada de campo en el sitio rupestre El Vallecito, Baja California, el único espacio de este tipo abierto a la visita pública en el estado, considerado el principal sitio arqueológico con pintura rupestre atribuida a los Kumiai y el mejor ejemplo del estilo pictórico desarrollado en el norte del país denominado La Rumorosa, así lo da a conocer la restauradora Sandra Cruz Flores, responsable del Programa de Conservación de Manifestaciones Gráfico‐Rupestres de la CNCPC.

El sitio de El Vallecito constituye una zona bastante extensa que presenta una problemática compleja de conservación debido a las condiciones ambientales de la región y a una intervención mal realizada en los años ochenta. Es una zona considerada prioritaria a partir de una serie de diagnósticos realizados por la CNCPC en el estado de Baja California.

En 2012 el proyecto fue autorizado por las diferentes instancias del Instituto Nacional de Antropología e Historia y se iniciaron oficialmente los trabajos de conservación en 2013, bajo diferentes ámbitos de acción que van desde la conservación directa de las áreas con pintura rupestre, el desarrollo de un trabajo de vinculación comunitaria de capacitación de la gente involucrada,  hasta generar un programa permanente de mantenimiento y conservación que se tiene previsto.

El proyecto de conservación, subraya Sandra Cruz, inicia a la par de un estudio arqueológico desarrollado por el centro INAH de Baja California, lo que proporciona a los restauradores una gran oportunidad de vincularse con otras especialidades y dar una atención mucho más integral al sitio.

Uno de los grandes problemas de conservación se deriva del contexto ambiental extremo en la región de El Vallecito, ubicado a 8 km de la línea fronteriza en condiciones desérticas. Esto implica que “los  resguardos que tienen pinturas, así como las áreas que tienen pirograbados  se encuentren  sometidos a un estrés material físico‐mecánico muy fuerte, que termina por afectar los materiales constitutivos de las pinturas y pone en peligro su salvaguarda”, explica Cruz Flores.

En el sitio se han detectado 23 resguardos con pintura rupestre y petrograbados, de los cuales solo 5 pueden ser visitados.

Cueva del Indio, primeras dos temporadas de trabajo

En 2013 cuando inició el proceso de restauración se tomó como prioritario un resguardo llamado La Cueva del Indio, incluido en el circuito de visita, que tiene el mayor discurso pictórico de todos, con gran complejidad y de una gran extensión. Presenta muchas alteraciones y un proceso avanzado de deterioro en el soporte pétreo, ocasionado a finales de los ochentas por una intervención mal realizada en la que se resanaron muchas áreas con un material a base de cemento.

En la Cueva del Indio se realizaron la primera y segunda temporada, del 7 de octubre al 8 de noviembre de 2013, y del 1 de julio al 9 de agosto de 2014, en las que se adentró en la complejidad de las alteraciones para revertir la intervención anterior y estabilizar el soporte pétreo. Es un proyecto que va en su primera fase de desarrollo, explica Sandra Flores, en la que se busca estabilizar y conservar los principales resguardos con pintura rupestre y petrograbados, así como ir generando información en términos tecnológicos de los diseños que permitirá tener mayor conocimiento sobre las sociedades del pasado y en específico del grupo Kuimai. Del mismo modo, dejar establecido ese programa de mantenimiento y conservación preventiva para la atención del sitio a mediano y largo plazo.

El resguardo de la Cueva del Indio tiene un 90 por ciento de avance, la próxima temporada finalizará el proceso de conservación y estabilización estructural, y comenzarán la intervención del resguardo los Solecitos, detalló Cruz Flores.

Trabajos próximos, resguardo de El Diablito

El Diablito es quizás el reguardo más conocido y famoso porque está relacionado con un evento astronómico donde en el solsticio de invierno entra un rayo de luz al resguardo y se ilumina la figura identificada como El Diablito, que en realidad es un diseño antropomorfo con un tocado que se interpreta como unos cuernos, así como el color rojo que caracteriza el estilo pictórico La Rumorosa.

Se efectuaron en este lugar el monitoreo medioambiental, los estudios en términos de caracterización de capa pictórica y de soporte pétreo, registro de la temperatura superficial, así como una recuperación de experiencias y avances. Esta información se está procesando por el equipo de especialistas de la CNCPC para continuar los trabajos el próximo año en el resguardo de El Diablito.

Los comentarios están cerrados.