Entrega CNCPC retablos a tres comunidades oaxaqueñas

Entrega Retablos Oaxaqueños17 julio 2014. Al cabo de años de trabajo en la mixteca alta de Oaxaca, estos 16 y 17 de julio, personal del Área de Conservación del Patrimonio Histórico In Situ de la CNCPC, entregó retablos totalmente restaurados a tres comunidades de la región:  Tejupan, Teotongo y Xochistlahuaca; así lo dio a conocer el especialista Luis Huidobro Salas.

El restaurador detalló que en esas comunidades existe una serie de retablos de gran calidad, pero son lugares que no cuentan con los recursos necesarios para hacer los trabajos de conservación, por lo que se ha recurrido a programas como FOREMOBA para la obtención de financiamiento, gestionado por la propia comunidad.

Luis Huidobro precisó que “…la restauración [de retablos], no nada más es aplicar materiales o ponerlo bonito…”, sino también consiste en rescatar su historicidad, sus valores estético y funcional.

Tejupan

En esta comunidad se hizo la entrega simbólica de siete retablos que fueron restaurados in situ  a lo largo de nueve años, algunos son obras de estilo barroco de finales del siglo XVI y principios del XVII, y otros  neoclásicos del XIX.

Destaca el retablo del Señor de Los Trabajos del siglo XIX, de unos cinco metros de altura con un resplandor de remate, que le proporciona una apariencia de mayor dimensión. Tiene un lienzo al óleo de 1849, que mide dos por tres metros y representa a Jesús en una de sus caídas, explicó el especialista.

El retablo fue limpiado y se hizo la reestructuración, debido al daño generado por el ataque de insectos que lo debilitaron. La madera fue reforzada, proceso que puede realizarse con resinas, la sustitución de un elemento desgastado por uno nuevo, la colocación de alguna muleta que permita aliviar el peso que está cargando la estructura, entre otros.

Teotongo

La comunidad recibió el retablo principal dedicado al santo patrono Santiago Matamoros, que mide aproximadamente unos 11 metros de altura, considerando  la curvatura que tiene en el centro.

El templo tiene 11 retablos de gran calidad, que datan de los siglos XVII al XIX, que relatan discursos diversos, como los marianos, que hablan de la vida de la Virgen, otro de las Ánimas del Purgatorio, uno más dedicado a la Crucifixión, otro al Santo Patrono, entre otros.

En cuatro años se han intervenido igual número de retablos de esta iglesia. El retablo principal estaba muy fragmentado, constituía un enorme rompecabezas y fue necesario colocar las piezas nuevamente en su sitio. Presentaba daños por abrasión generados por grietas surgidas en el temblor de 1985 en el templo, que permitían la entrada de agua.

También se entregaron tres retablos laterales que estaban en muy mal estado, les faltaban secciones completas, las cajas donde se asientan las columnas ya estaban literalmente vencidas, no se habían desplomado porque alguien los había sujetado muy bien.

Xochistlahuaca

Una vez concluidos los procesos de restauración de los retablos firmados por el pintor novohispano Miguel de Mendoza del primer tercio del siglo XVIII, la comunidad recibió sus obras de arte sacro. Se trata del retablo principal dedicado a San Cristóbal, que mide 12 metros de altura, y del dedicado a las Ánimas del Purgatorio, de unos 4.5 m, éste último es excepcional porque tiene imágenes desnudas, representaciones poco comunes en este tipo de piezas.

Aun cuando los retablos habían sido intervenidos en algún momento previo, presentaban un gran deterioro por el taque de insectos y la pérdida de hoja de oro. Fue necesario eliminar capas de repinte y planificar hasta dónde se iba a llegar en esta primera fase de restauración, explicó Luis Huidobro.

En el caso del retablo principal, se recuperó cerca del 85 por ciento de la capa de hoja de oro, en cuanto a los cuadros, fueron intervenidos de una manera muy respetuosa, logrando rescatar la esencia del pintor.

Los comentarios están cerrados.