Trasladan la escultura de Santiago Apóstol de Izúcar de Matamoros, Puebla, a la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural

Descargar PDF de la nota

  • La comunidad de Izúcar de Matamoros solicitó al INAH el rescate de la escultura de Santiago Apóstol, destruida por el sismo del 19 de septiembre.
  • El INAH, a través de la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural (CNCPC), se comprometió a restaurar la imagen.

Tras una emotiva despedida, la escultura policromada de Santiago Apóstol de Izúcar de Matamoros, Puebla, fue trasladada para su restauración a las instalaciones de la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural (CNCPC) del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), el pasado 4 de diciembre.

“Santiaguito”, como es conocida la imagen en la comunidad, sufrió graves daños por el sismo del 19 de septiembre, cuando le cayó encima la cúpula de la Parroquia con advocación de Santiago Apóstol. Ante el desastre, la comunidad de Izúcar de Matamoros solicitó al INAH el rescate de la escultura de Santiago Apóstol, que quedó sepultada bajo los escombros.

El 27 de septiembre, un equipo de brigadistas de la CNCPC acudió a la Parroquia de Santiago Apóstol de Izúcar de Matamoros para rescatar y resguardar los fragmentos de la escultura manufacturada en pasta de caña, con la ayuda de los vecinos del templo.

Por la importancia social, histórica, simbólica y artística de la imagen de Santiago Apóstol, el INAH, a través de la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural, se comprometió a restaurar la imagen y propuso trasladarla al Taller de Conservación de Escultura Policromada de la CNCPC, para su intervención por restauradores profesionales altamente calificados.

Tanto las autoridades eclesiásticas, representadas por el presbítero Gilberto Sombrerero Hernández, como la comunidad solicitaron y promovieron la propuesta de restauración de “Santiaguito” en las instalaciones de la Ciudad de México y se acordó su traslado el día 4 de diciembre.

Así en la fecha convenida, las licenciadas en restauración María Eugenia Marín Benito y Roxana Romero Castro dirigieron las maniobras del equipo de especialistas que embalaron la escultura (integrada por un jinete y su caballo) de forma segura para su traslado en vehículos custodiados hasta su destino.

Una vez terminadas las labores de embalaje, la comunidad realizó una ceremonia religiosa para despedir a Santiago Apóstol, donde el párroco Gilberto Sombrerero dijo “entregamos estos fragmentos de nuestro santo patrón al grupo de restauradores del INAH con la esperanza de que volvamos a tener entre nosotros a quien es parte de nuestra historia, nuestro pasado y de las generaciones que lo han visto desde hace más de 300 años en Izúcar de Matamoros”.

Entre música de mariachis, banderas de colores, confeti, globos y una mezcla de ovaciones y lágrimas, los vecinos escoltaron los fragmentos recuperados de la emblemática escultura policromada de Santiago Apóstol hacia la salida de Izúcar de Matamoros, Puebla.

Los comentarios están cerrados.