Analiza CNCPC la obra representativa El Conde de Gálvez del Castillo de Chapultepec

DESCARGAR PDF

La Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural (CNCPC) ha realizado trabajos interdisciplinarios a la pintura de caballete El Conde de Gálvez, con la aplicación de análisis científicos que ayudan a los restauradores en el diseño y ejecución de estrategias de conservación de los bienes patrimoniales.

Estos estudios fueron practicados por el Laboratorio de Conservación, Diagnóstico y Caracterización Espectroscópica de Materiales (CODICE) de la CNCPC a la pieza del Museo Nacional de Historia, Castillo de Chapultepec (MNH).

Los investigadores de la CNCPC, junto con el personal del MNH, trabajaron el óleo del periodo virreinal, El Conde de Gálvez, obra atribuida a San Gerónimo y Fr. Pablo de Jesús, cuyas dimensiones son de 212 cm x 205 cm.

María Elia Botello Miranda, coordinadora del taller de restauración del Museo Nacional de Historia, informó que Salvador Rueda Smithers, director del Museo, estuvo interesado en el proyecto de colaboración con la CNCPC, afirmando que esta obra representativa puede contener información no evidente a simple vista y requiere de análisis para ser descubierta.

Los estudios incluyeron un estudio macroscópico de la pintura que consiste en un registro fotográfico con luz visible, luz infrarroja y luz ultravioleta, así como la toma de radiografías. Los resultados son imágenes que brindan una primera aproximación a los materiales existentes en la obra, de esta manera es posible identificar repintes, arrepentimientos, dibujos preparativos, entre otros detalles de interés que no se perciben a primera vista.

Posteriormente, se continuó un análisis de microscopía óptica para obtener imágenes de zonas muy puntuales, seleccionadas a partir de la información obtenida de las fotografías de la fase anterior, donde se pueden observar detalles como la textura de la pincelada, la superposición de capas y la presencia de grietas, para determinar parte del estado de conservación.

Luego se hizo un análisis espectroscópico a la pintura a través de fluorescencia de Rayos X y espectroscopia infrarroja para tener un análisis elemental, así como molecular. A partir de estos análisis se obtiene información sobre los pigmentos, aglutinantes y colorantes empleados en la obra.

Por esa razón, la ingeniera química Nora Pérez Castellanos señaló que el análisis realizado a la pintura se basa en una metodología integral, que considera la interacción de distintas radiaciones con la materia para identificar los materiales constitutivos de las obras, además de utilizar métodos no destructivos con equipos portátiles que se trasladan directamente al Museo, sin necesidad de tocar las obras o tomar muestras de ellas.

Agregó que para hacer este tipo de estudios se requiere la participación de varias disciplinas, por lo que el equipo de trabajo lo integran, un químico, una ingeniera química, un geólogo, una física, un antropólogo físico y un fotógrafo.

Estas acciones de investigación y conservación que realiza el INAH favorecen el conocimiento del patrimonio cultural.

Los comentarios están cerrados.