El culto a la muerte. Apología del final

cncpc_katiamilenioEl culto a la muerte como lo conocemos en nuestros días nada tiene que ver con las tradiciones prehispánicas de México, aun cuando muchas personas lo consideran así, es más bien una actividad que ha surgido a partir de la llegada de los españoles y está basada en la religión católica popular, según afirmó la restauradora con doctorado en antropología Katia Perdigón Castañeda en entrevista con Milenio Diario.

Perdigón señaló que la visión de los pobladores prehispánicos sobre la muerte era totalmente diferente a lo que hoy observamos en las calles; la consideraban continuidad de la vida en estrecha relación con la fertilidad.

Agregó que:

La actual adoración a la muerte es una mezcla cultural entre la evangelización de los frailes franciscanos y la tradición judeocristiana, se les inculcaba a los nativos que para alcanzar una santa muerte, debían llevar una buena vida.

También dijo que la muerte en el catolicismo popular surge cuando Adán y Eva cometen el pecado capital, es un castigo para los hombres y Dios (Jesucristo) nace para vencerla. En el momento que Jesucristo resucita, triunfa sobre la muerte y el día del juicio final será una victoria total sobre ella. Por lo que, la religión católica no acepta dicho culto.

Más allá de la aceptación de este culto o no, durante el siglo XX hubo un apogeo en zonas como el barrio de Tepito de la Ciudad de México, donde las ceremonias cada vez tienen más seguidores y cierran calles completas para realizar estos rituales religiosos.

La antropóloga Perdigón aseguró que esta veneración se ha mantenido por la libertad de adoración, es decir, los devotos idolatran a la muerte como mejor les parece, desde encender veladoras, colocar objetos metálicos y hasta adornarla con vestimentas diversas. Todo es cuestión de gustos y de los favores que le piden. También existe un estigma sobre esta actividad, porque se dice que los delincuentes la practican; sin embargo, las personas que acuden a los ritos son de distintos estratos sociales y de edades diferentes.

Katia Perdigón realizó una intensa investigación sobre este tema durante diez años, a partir de la cual publicó en 2008 el libro La Santa Muerte. Protectora de los hombres, con un tiraje de mil ejemplares que se agotó a los seis meses de haber salido de la imprenta, a la fecha no se ha reeditado.La entrevista con Katia Perdigón Castañeda aparecerá en el suplemento dominical de Milenio Diario el próximo domingo 11 de mayo, no se la pierdan.

Los comentarios están cerrados.